Lucas dejó escrita una obra en dos partes, tradicionalmente llamadas Evangelio y Hechos de los Apóstoles. El presente libro es un ensayo de interpretación del texto de la primera parte de su obra, que por razones obvias llamo “El Evangelio de la misericordia”. Este bien merecido título no significa que la misericordia sea una novedad de Lucas, sino que en este escrito recae en ella el acento. Esto no significa que sirva Lucas unos cuadros empalagosos y sin garra. Él, como el primero, presenta la radicalidad del evangelio y, en un mundo de antítesis, Dios toma partido por los pobres y desgraciados. Jesús aparece aquí como la justicia misericordiosa del Padre, que en él se revela. Desde los pobres se p